Historia de España



Los Reyes Católicos

El Papa Alejandro VI le concede el título de Rey Católico a Fernando II de Aragón. Con el tiempo, a su esposa, Isabel I de Castilla, se la empezó a llamar también reina católica sólo por estar casada con el rey, pero este título parece no ser oficial ya que no hay documentos que lo indiquen. Juntos, Fernando II e Isabel I eran conocidos como los Reyes Católicos.

El casamiento tuvo lugar en 1469 cuando Fernando tenía 17 años y su mujer sólo un año más que él en Palacio de los Vivero de Valladolid. Este matrimonio significó más tarde la unión de las coronas de Castilla y Aragón, y es aquí cuando se produce el traspaso de la era medieval a la era moderna.

Fernando, heredero de la corona aragonesa, fue nombrado rey de Aragón en el año 1479, el mismo año que también su esposa, Isabel, fue coronada reina de Castilla tras la muerte de su hermano, Enrique IV. Es en este momento que culmina la unión de las dos dinastías más poderosas de la Península Ibérica, y los Reyes Católicos comienzan la búsqueda de la unión de la península bajo la misma corona.

Antes de la boda, Enrique IV pretendía que su hermana se casara con distintos reyes, sin éxito, y cuando se enteró de la boda entre Isabel y Fernando, decide renombrar a su hija Juana “la Beltrajena” como la heredera del trono, quitándole la posición a Isabel. Este hecho motivó lo que pronto se convertiría en una guerra civil que duraría años por el poder de la corona.

Tras la muerte de Enrique IV, en 1474, Isabel se autoproclama reina de Castilla, y estalla la guerra civil. Isabel por su lado contaba con el apoyo de Aragón, y Juana, con la de Portugal, ya que estaba casada Alfonso V, rey de Portugal, quien pretendía que Juana se casara con el heredero de la corona de Portugal para unir este reino con el de Castilla. En 1476, culmina el conflicto con la batalla del Toro, en la que Isabel sale vencedora, y se la reconoce como reina de Castilla en 1479 por la Corte de Madrigal.

Fernando fue reconocido heredero de Aragón tras la muerte de su hermano Carlos por su padre, Juan II de Aragón, quien ya buscaba casar a su hijo con Isabel. En 1468 se lo proclama rey de Sicilia, y cuando muere su padre en 1479, se convierte en el rey de Aragón.

Cuando los Reyes Católicos suben al poder, se produce la unión de las dos potencias y comienza una etapa muy importante para la historia de España. A través de la Santa Hermandad, su principal objetivo fue reestablecer el orden público y la autoridad real y controlar la política y la organización del reino, así como también concluir la reconquista en Granada, que se logró finalmente en 1492. Una vez en paz el reino, comienzan a surgir nuevos planes de conquista, pero que esta vez excedían los confines de la Península Ibérica, que aportarían poder y riquezas a España. Entre estos planes se encontraban las expediciones de Cristóbal Colón y el descubrimiento de América.